Cotizar

¿Cómo manejar situaciones estresantes en el trabajo?

8 marzo, 2024

Aprender a gestionar adecuadamente el estrés en el lugar de trabajo puede marcar la diferencia en lo que respecta a salud, estado mental y productividad. No importa cuánto alguien ame su trabajo o lo que haga, siempre habrá una cierta cantidad de estrés.

En el lugar de trabajo, el estrés puede llegar desde todos los ángulos. Ya sea que se trate de un cliente enojado, una conversación incómoda con un colega, fin de año o un error en un gran proyecto, el estrés creciente que no se aborda puede generar problemas de salud física y mental.

¿Cómo manejar mejor las situaciones estresantes en el trabajo?

Ningún trabajo está exento de cierta cantidad de estrés. Pero el estrés continuo puede ser un problema. Nunca debe confundirse trabajar duro y trabajar demasiado a expensas de la salud personal. Si el lugar de trabajo se está volviendo tóxico o tiene demasiados elementos estresantes con regularidad, es hora de dar un paso atrás y asegurarse de que la salud física y emocional sigan intactas.

Las fuentes de estrés laboral incluyen:

Al tomar medidas para gestionar situaciones estresantes en el trabajo, se empoderará para tomar mejores decisiones y responder de forma adecuada. También brinda la oportunidad de asegurarse de mantenerse bien, tanto mental como físicamente.

Consejo 1: Mantener la calma

Ya sea que su jefe, cliente o un colega le haya reñido, nunca es útil responder con ira o negatividad. En su lugar, haga todo lo posible por mantener la calma respirando profundamente y contando hasta cinco mentalmente. Cuando alguien está enojado y le grita, es mejor escuchar activamente y luego responder en voz baja reconociendo primero que escuchó lo que se dijo. Luego podrá tomar una decisión más tranquila sobre si responder en profundidad, pedir un minuto o pedir volver a reunirse en otro momento.

Consejo 2: Hacer ejercicio durante el almuerzo

Si su día parece estar deprimiéndolo, puede que sea hora de levantarse y moverse. Propóngase alejarse de su pila de trabajo (sí, puede parecer contradictorio, ¡pero su cerebro también necesita descansos!) Y disfrute de su almuerzo. Ya sea que camine hasta su lugar favorito para almorzar, corra alrededor de la cuadra o simplemente estire, su cuerpo liberará endorfinas para mejorar su estado de ánimo y energía para lidiar mejor con el estrés. Retirarse de su espacio de trabajo para hacer ejercicio puede poner distancia física y mental entre usted y su estrés, que a veces es el mini descanso tan necesario que necesita para restablecerse.

Consejo 3: Defender sus necesidades

La mayoría de los buenos jefes saben que su vida no gira en torno al trabajo. Si tiene problemas personales que atender, comente a sus líderes con suficiente tiempo (cuando sea posible), para hacerles saber que necesita ocuparse de asuntos personales. No siga postergando citas médicas, visitar a un pariente enfermo, saltándose reuniones de cuidado, etc. Cuando ignora, salta o evita sus obligaciones fuera del trabajo, es más probable que se sienta abrumado y agotado en el trabajo.

Consejo 4: No comprometerse demasiado

Si su lealtad y su sólida ética de trabajo son bien conocidas, es posible que otros también intenten reclutarlo para comités de bienestar, proyectos de voluntariado, proyectos de trabajo, etc. Mire su calendario y pregúntese también si desea dedicar tiempo a una cosa más. Solo agregue actividades a su agenda si realmente quiere hacerlas, no porque parezca una obligación.

Consejo 5: Desarrolle límites saludables

Hágale saber a la gente cuál es su posición y qué pueden esperar de usted. Si un colega lo está intimidando para que haga su carga de trabajo, es importante responder de una manera que le haga saber que no va a aceptar la carga de trabajo. Ayudar de vez en cuando es amable, pero no deje que un colega se aproveche de usted. Sea directo y dígales que su plato está lleno y que puede ayudarlos en X o Y, pero no en todo el proyecto. Si esto se vuelve demasiado frecuente, hable con su gerente acerca de sus inquietudes.

Consejo 6: Invertir en el cuidado personal

El cuidado personal no es negociable si quiere estar bien. De hecho, en tiempos estresantes es esencial que usted mismo sea una prioridad. De lo contrario, su sistema inmunológico puede caer en picada, dejándolo vulnerable a las enfermedades. Tómese un tiempo durante la jornada laboral para dedicar unos momentos a atender sus necesidades. Eso significa asegurarse de comer saludablemente durante todo el día, levantarse para estirarse, tomar descansos según sea necesario y conectarse con colegas.

Consejo 7: Relajarse… en el trabajo

No se tome todo tan en serio. Si bien es importante hacer lo mejor que puedas y esforzarte por alcanzar la excelencia, también es importante no enojarse demasiado porque no disfruta lo que haces. Explore técnicas como la respiración profunda, la meditación y la atención plena para ayudar a aliviar la presión. Hacerlo puede ayudarle a aliviar el estrés y a no tomarse todo tan en serio.

Afrontar, no evitar, el estrés en el trabajo

Por muy tentador que sea, simplemente evitar el estrés no funcionará. No importa cuán cómodo sea su trabajo, cuánto lo ame y cuán fácil sea llevarse bien con sus colegas, el estrés puede aparecer y aparecerá. Para quienes tienen trabajos de alta demanda, es aún más esencial asegurarse de encontrar formas saludables de manejar los factores estresantes en el lugar de trabajo.

El estrés laboral no desaparece simplemente una vez que termina el día. Los conflictos no resueltos, los plazos inminentes y las crecientes presiones en el lugar de trabajo todavía existen y pueden interferir en su tiempo libre si lo permite.

Encontrar formas saludables de lidiar con el estrés, como pedir ayuda, relajarse y tomar descansos puede ayudarlo a lidiar con el estrés en el trabajo de una manera más eficiente. Invertir regularmente en sus rutinas de cuidado personal fuera del trabajo también puede ayudar a mantener a raya problemas de salud mental como ansiedad, depresión y problemas para dormir.

Si no se controla, el estrés bombardeará su cuerpo, afectará su trabajo, su productividad y más. Estos consejos son sólo el comienzo de formas en que puede aprender a manejar mejor el estrés en el trabajo. Adapte y utilice lo que funcione; deshágase de lo que no funciona. Con el tiempo, descubrirá que, con cambios intencionales regulares, puede hacer que el trabajo sea más placentero y menos estresante.

Fuente: https://info.totalwellnesshealth.com/blog/how-to-handle-stressful-situations-at-work

Últimas Publicaciones

Blog

Beneficios flexibles y beneficios voluntarios

Es fundamental reconocer que las necesidades y deseos de los colaboradores pueden variar considerablemente. Algunos valoran más la flexibilidad laboral,…

Leer Más
Blog

Liderar con Empatía

En los últimos años ha tomado relevancia cómo impacta el ser un líder empático, inspirador, humilde y generoso.  Para algunos…

Leer Más
Blog

Mañanas conscientes: el secreto para un mayor bienestar de los colaboradores

Las mañanas de la mayoría de los colaboradores comienzan como una carrera contrarreloj, con el incesante sonido de las notificaciones…

Leer Más