Seguro de Transporte

top_transporte

LOS PELIGROS DEL TRANSPORTE

Los peligros que pueden causar la pérdida de la mercancías transportadas pueden ser apreciados analizando la impotencia humana para controlar adecuada y totalmente las fuerzas de la naturaleza o para prevenir los fallos humanos que tanto afectan la seguridad del transporte de mercaderías. Por ejemplo, a pesar del radar, del sonar giroscopio, compás y todos los demás recursos modernos, siguen ocurriendo frecuentes tragedias oceánicas.

La mercancía algunas veces se pierde como resultado de la deshonestidad, negligencia o incompetencia de quienes la manejan o por fallos en el manejo de los buques. También se producen pérdidas de mercadería, pronta a embarcar, por vuelco del vehículo que la transporta, colisión, incendio, hurto, inundación, manejo poco cuidadoso y acusados retrasos que provocan su deterioro.

SEGURO SOBRE LA CARGA

Los contratos de seguro de la carga contra diversos tipos de pérdida pueden ser redactados para un viaje determinado, o sin límite. Este último es probablemente el tipo de contrato más común; en él no hay día de terminación, pero cada una de las partes puede cancelarlo, previo comunicación a la otra, con una anticipación de treinta días. Todos los embarques de ida y vuelta están automáticamente cubiertos. El cargador declara las clases de mercaderías que transporta y los puertos a los cuales se traslada. Hay generalmente un límite a los valores que pueden ser asegurados para las mercancías que viajan en cubierta.

La carga marítima es frecuentemente embarcada bajo lo que se conoce como certificado de embarque (“cargo certificate”), documento que autoriza a su tenedor a exigir el pago de las pérdidas de mercaderías por alguna causa cubierta por la póliza. El certificado puede ser negociado de una persona a otra, es decir, puede ser endosada de una a otra, ya sean personas individuales o jurídicas (empresas, bancos, etc.).

SEGURO DE FLETE

El propietario de la carga tiene un interés en el flete, derivado de su obligación de pagar los gastos del transporte. Hay dos típicos procedimientos para hacerse el cargo del embarque. Primero, el flete puede ser garantizado al porteador, pagadero en cualquier circunstancia; este tipo de flete es una parte del costo establecido en la factura y es asegurable por el dueño de la carga como una parte del valor de la mercancía. Segundo, el flete puede ser eventual, pagadero sólo si la mercancía es entregada. El porteador asegura este tipo de flete. De cualquier forma, el propietario de la carga normalmente es quien paga los fletes de las mercaderías que llegan dañadas; por lo tanto, el puede también asegurar el flete eventual, lo que da origen a un doble interés asegurable. El seguro de flete forma parte normalmente del seguro sobre la carga, y no suele aparecer como un contrato separado.

SEGURO DE TRANSPORTE TERRESTRE

Cada vez los embarques internos de carga por carretera, tren o canal se han vuelto más comunes, por lo que ha aumentado la presión en el sentido de extender la cobertura de transporte marítimo a cubrir los peligros del transporte terrestre. La cláusula denominada “Bodega a Bodega”, se desarrolló para cubrir estas necesidades, de la cual se derivó la creación de la póliza para cubrir el transporte de mercancías que se transportaban únicamente por tierra.

IMPORTANTE: Las coberturas anteriores pueden variar dependiendo de la Compañía de Seguros.

Solicitar Información