Seguro de Hogar

top_hogar

La póliza de seguro de incendio le proporciona las siguientes opciones de coberturas:

Daños originados directamente por la acción del fuego.

Entre los daños directos tenemos a los producidos por la combustión y los originados en la acción de combatir el incendio y salvar los bienes asegurados.

Los daños indirectos susceptibles de ser cubiertos son, por ejemplo: los derivados por la responsabilidad de la cosa, como el riesgo de daños a los vecinos, y los emergentes de la falta de goce del objeto siniestrado.

La póliza usual, completa este punto señalando que los daños causados por la acción indirecta del fuego se cubren únicamente si son provocados por “cualquier medio empleado para extinguir o evitar la propagación del fuego”, o por el “salvamento o evacuación inevitable, a causa del siniestro”, o por la “destrucción y/o demolición ordenada por la autoridad competente”.

En el seguro contra incendio se entenderá como valor indemnizable (valor real):

  1. Para mercaderías, productos naturales y semovientes;  el precio de mercado el día del siniestro.
  2. Para los edificios, el valor de reconstrucción del que se deducirá el demérito que hubieren sufrido antes de ocurrir el siniestro.
  3. Para los muebles, objetos de uso, instrumentos de trabajo, maquinaria y equipo, el valor de adquisición de objetos nuevos, con una equitativa deducción por el demérito que pudieran haber sufrido antes de ocurrir un siniestro.

La póliza nos da el beneficio de poder asegurar el 80% o más del valor real (o de reposición), sin que al momento de ocurrir una pérdida parcial sea aplicada la regla del coaseguro. Sin embargo si al momento de ocurrir un siniestro, la suma asegurada es menor del 80% del valor real (o de reposición), deberemos participar en la pérdida en el mismo porcentaje en que estamos transfiriendo el riesgo.

Solicitar Información